Publicado en El Deber el viernes 6 de septiembre de 2019

Desde que retomé esta columna periodística que, a principios de los 90 se publicaba en la revista Reflejos de la semana, he dedicado el primer viernes de septiembre para reflexionar sobre Santa Cruz, su gente, sus sueños y su futuro. Confieso que este 2019 me cuesta mucho salir de la desazón y la desesperanza e intentar escribir algunas líneas que no estén contaminadas con el humo y el fuego que pulverizan nuestros bosques y exterminan nuestra fauna. Además, la propia coyuntura política, llena de incertidumbres, tampoco ayuda para ensayar cierto optimismo.

Sin embargo, desde hace años, tengo un compromiso personal con la obstinada búsqueda de “buenas nuevas”, que tienen incluso un lema para irradiar algo de fe, esperanza e ilusión: “las buenas noticias se comparten”. Así que esta vez, comparto la buena noticia que la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra, en un espectáculo que integra música, danza, teatro y poesía, reeditará la Cantata Elay. Los textos de este canto del Oriente boliviano, que cuenta nuestra historia y revaloriza nuestra identidad, fueron escritos por Oscar Zambrano y musicalizados por Julio Barragán.

Oscar fue mi docente en la universidad Nur. Sus clases eran de esas que uno no quisiera que terminen nunca, y las alargábamos siempre en los pasillos o alrededor de un café. Un ser humano con una gran coherencia intelectual, que hizo de la honestidad, decencia y humildad sus distintivos valores personales. Haciendo mis primeras notas periodísticas, fui parte del equipo que redactó —a días de su muerte—, los contenidos que rendían un homenaje a un periodista muy querido y admirado por todos (Reflejos de la semana, Año VII, Nº 353, 17-24 de septiembre de 1993).

No recuerdo bien cómo, pero tuve en mis manos el manuscrito de la cantata —todavía inédita y con apuntes del autor— para rescatar algunas frases que incluí en una nota titulada: Citas de Oscar Zambrano. Recopilación arbitraria e interesada. Era un conjunto de citas que intercalaban frases de su columna Punto de vista, entrevistas y fragmentos de la cantata. Reproduzco algunos de esos textos que, después de 26 años, siguen tan vigentes que sorprenden:

“…los bolivianos somos conscientes de la inconfiabilidad de nuestra justicia, pero ello no significa que hubiésemos perdido el sentimiento de justicia” / “…de lo que se trata es de hacerle saber a la ‘clase política’ que se quiere democracia con honestidad, con corrección y transparencia; que las poses demagógicas, la falta de ética, el despilfarro y la insensibilidad son incompatibles con la austeridad y la paciencia de las mayorías, cansadas de promesas incumplidas y de seguir esperando días mejores” / “…pareciera que la ciudadanía todavía no ha tomado consciencia del hecho de que la autoridad es solo un poder prestado y pasajero”.

“…curiosa moral es aquella de quienes pretenden justificar el delito con el argumento de que siempre lo hubo, en todo tiempo y en todo lugar. Y mucho más curiosa resulta esa actitud en quienes precisamente prometieron cambiar las cosas” / “…el aparato del Estado presenta cada vez más síntomas de una corrupción generalizada y alarmante”. Para concluir, un fragmento de la cantata, que está para escucharla otra vez en septiembre: “…ojalá no se agote el aljibe, ni la tierra se dé por vencida ni cancelen las aves su vuelo, ojalá siga viva la vida”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s